Blackpool, first and last trip

¡Muy buenas a todos! Hoy os voy a hablar de mi visita a Blackpool, un lugar muy interesante y lugar del que me llevé una muy buena impresión. Este viaje fue el primero, y desgraciadamente también el último, que hice con Claudia,  Fede (Italia) y Hannah (Alemania). Pero no fue ni el primero ni será el último que haré con Juan (Valencia).

sin-titulo

Este ha sido uno de los pocos viajes que he hecho en el que hemos podido coger un tren directo, ¡y desde la estación más cercana a donde vivo! Lo que se agradece la verdad.

No estuvo de más pasar nuestra primera media hora en Blackpool en una cafetería para al menos tener algo calentito en el estómago. Que vale, estábamos a dos graditos, pero con una sensación térmica de -8ºC los pezones de un malagueño pueden cortar el vidrio fácilmente.

Empiezo diciendo que mi móvil puede tener una cámara bastante decente y tal, pero cuando hablamos de GPS ya no hay tanta calidad. Al salir de la estación pues seguí sus indicaciones para llegar a la playa, que era lo que más nos interesaba ver. Llevábamos ya unos 10 minutos andados y fue cuando me dí cuenta de que estábamos yendo en el sentido contrario, menos mal que reaccionamos medianamente a tiempo.

Finalmente conseguimos llegar a la playa y ya podíamos empezar a sentir la brisa marina y esa sensación térmica de la que hablé antes. Pero eso no parecía problema alguno para el perrito que a saber cuánto largos habría hecho ya. Fue la primera vez que vi el agua del mar desde que volví a Inglaterra después de navidades, y la verdad, sienta muy bien.

20170127_112415
Cómo disfrutaba

Después de ver esta pequeña parte de Blackpool, decidimos ir hacia el otro lado de su paseo marítimo. Podíamos ver la Blackpool Tower que miraba al mar y a su orilla, una torre que se podía ver desde prácticamente cualquier parte de la ciudad.

20170127_122338
Blackpool tower

Justo en frente, en lo que es la zona del paseo marítimo había una parte del suelo llena de extractos de texto totalmente aleatorios, pero oye, curioso es. En uno de esos extractos podíamos leer trece “cosas” tipo: “la gente es capaz de recorrerse una habitación durante un rato considerable para buscar el mando de la televisión cuando podrían haber cambiado el canal manualmente”. Lo que personalmente considero un humor algo forzado, pero suficientemente absurdo como para animar el día.

Thirteen things

Tras un breve momento de literatura inglesa, bajamos a la orilla del mar. Pero no sin antes hacer una parada en algún lugar donde pudiéramos calentarnos un poco las manos, y el alma. Y como era de esperar (básicamente porque siempre acabamos de una forma u otra ahí) fuimos a Wetherspoon. Tras sentir como la sangre volvía a circular por nuestras venas (gracias a una Ultimate Burguer), decidimos continuar con nuestra visita.

Esta playa cuenta con una orilla de una gran extensión que al mismo tiempo es muy agradable de recorrer. La posición del sol nos permitió sacar fotos que a mi parecer son muy impactantes y bonitas al mismo tiempo. Una lástima que no cumpliera su labor de calentarnos.

20170127_135606

Después de caminar un rato sobre su arena, pasamos por debajo del puente que se puede ver al fondo de la imagen. Aquí nos detuvimos un rato porque pudimos encontrar algunas estrellas de mar enterradas en la arena, lo que nos pareció bastante curioso.

20170127_141556

Ya había pasado un buen rato desde que fuimos a la playa, y nuestras manos no aguantaban más ese frío costero, así que decidimos que era buen momento para hacer nuestra segunda parada para entrar en calor de nuevo.

Esta vez paramos en una cafetería que encontramos de camino a Stanley Park. Al entrar al parque vimos un mapa a nuestra derecha, y la verdad no imaginaba que fuera tan grande. Justo un poco más adelante encontramos los Jardines de Italia y como ya íbamos mal de tiempo, decidimos ir directos allí. Una fuente rodeada por pequeñas zonas verdes era lo que vimos, pero lo divertido fue ver que el agua de la fuente estaba congelada.

20170127_162656

Esto nos impresionó bastante y nos entretuvimos un rato jugando con el hielo. También fue divertido cuando Juan metió el pie dentro del agua al romper el hielo. Pijo con calle tenía que ser.

Tras ver los jardines de Italia, decidimos ir en busca de un lago que había cerca del parque donde se podían alquilar barcas, pero desgraciadamente no pudimos ese día. Sin embargo hicimos nuevos amigos que no dudaron un segundo en acercarse a nosotros.

20170127_163426
Buena gente hay en todos lados

Tras esta parada en el lago, ya era hora de volver a la estación para coger nuestro tren de vuelta, y dar por finalizado nuestro First and Last trip. No dudéis en visitar Blackpool si tenéis la oportunidad, merece la pena.

¡Muchas gracias por visitar mi blog, nos vemos pronto!

Si quieres ver más contenido similar, puedes seguir a @whysotraveler en Instagram.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s