¡Vamos a Lincoln!

Muy buenas a todos viajeros y no viajeros. Amanece un día más y nos espera un nuevo destino. Esta vez se trata de Lincoln, ciudad situada al este del Reino Unido que cuenta con mil historias que contarnos y muchos lugares que plasmar en fotos.

Como siempre compro los billetes de tren la noche anterior porque soy así de guay. Otro viaje que hago solo pero esta vez no se trata de un viaje directo, dos cambios de trenes haré desde Salford Crescent hasta la estación de Lincoln Central y, ¡a ver qué tal nos va!

Penúltimo viaje antes de que acabe mi Erasmus, y desde luego tendréis una entrada que hablará sobre mi experiencia durante todo este tiempo, porque hay mucho de lo que hablar.

20170207_100249

En esta ciudad nos interesan especialmente los siguientes destinos: Lincoln Castle, Lincoln Cathedral, Arboretum y Hartsolme Country Park. Aunque por desgracia el tren llegará a la ciudad a las 12 del medio día, y si no lo sabéis ya os lo confirmo yo, en Inglaterra a las 4 de la tarde ya empieza a oscurecer y algunas ciudades pierden su encanto de noche. El último destino que me interesa se encuentra a una hora del centro de la ciudad, por lo que no estoy seguro de si podré verlo antes de que anochezca. Una pena.

Sin más, ¡nos vamos a Lincoln!

Mal empezamos el viaje cuando el primero de todos los trenes que tenemos que coger viene con retraso, pero peor aún es que el siguiente también. Total que para cuando llegamos a Sheffield ya no tenemos oportunidad de coger el tren para llegar a Lincoln a las 12, sino que ahora llegaremos una hora más tarde.

Steep hill

20170207_131540

Salgo de la estación de tren y tras apenas unos pasos me encuentro con la calle principal de Lincoln, que conecta con Steep hill en su final. Una calle llena de gente y de tiendas por todas partes. Si quieres llegar al castillo o a la catedral desde aquí, prepárate para subir una cuesta bastante imponente.

Castillo de Lincoln

20170207_132714.jpg

Sin embargo, merece totalmente la pena. Me encuentro el castillo a la izquierda y voy directo a el. En la entrada una de las guardias me indica que no necesito pagar para dar un paseo por su interior así que decido entrar y ver que puede ofrecerme. Nada más entrar me fijo en el edificio que tenía justo delante porque me llamo muchísimo la atención ver como las enredaderas escalaban por ambos lados de la entrada. Después vi que las murallas del castillo se podían recorrer, así que evidentemente decido andar sobre ellas para poder disfrutar de unas mejores vistas de esta ciudad, y vaya vistas.

20170207_134354.jpg

Tras dedicarle un tiempo a darle la vuelta a esta espectacular construcción, también me lanzo a subir a algunas torres que habían durante el recorrido, y una de ellas tenía que haber sido hecha para hobbits porque fue un arduo trabajo el de llegar a la cima por esas diminutas escaleras.

Sorpresa la mía cuando vi que una horda de niños de entre 5 y 7 años se aproximaba a mi. Ni que decir tiene que el ancho de la muralla era el justo para que una persona sin mucho afán por las hamburguesas de 1€ del McDonald’s pudiera pasar. Pero fueron tan amables que se echaron a un lado y me dejaron bastante espacio para seguir mi camino.

Catedral de Lincoln

20170207_134444.jpg

El castillo ya estaba más que visto, y tenía unas ganas tremendas de ver la catedral desde más cerca porque desde el castillo parecía impresionante.

Y así lo era. Me atrevo a decir que es la catedral más grande que he visto hasta ahora en el Reino Unido. Podías entrar sin pagar una libra, pero si querías adentrarte un poco más ya si que tenías que estirarte un poco. Soy un estudiante y es verdad que en estas ciudades siempre hay descuentos en todos sitios para nosotros, pero mi cartera temblaba desde que pagué el billete de tren así que me quede con los dientes largos.

McDonald’s 

No hombre no voy a hablar de McDonald’s cuando todos estaréis hartos de comer ahí, que os gustan mucho las hamburguesas 😉

Arboretum

20170207_154208.jpg

Hay varias ciudades de Inglaterra que cuentan con uno. Se trata de un parque, o jardín botánico dedicado especialmente a árboles. Aunque este parecía un parque normal y corriente. El paseo a través de él fue muy agradable y pude ver una estatua de un león y un poco más allá un lago con los típicos patos y gaviotas. También había un niño con una bicicleta. Exótico.

A estas alturas solo me quedaba una zona más que ver pero ya mi cuerpo me pedía descansar. Además, ya eran las 4 de la tarde y como ya dije antes, pronto oscurecería. Así que nos volvemos a casa.

En el tren cogí un asiento de estos anchos para tres personas con la suerte de que nadie se sentó a mi lado (si no os ducháis en 3 semanas conseguiréis el mismo efecto) así que el trayecto a Sheffield fue muy cómodo. Yo creo que la chica que iba en el asiento delante mio se tuvo que hacer daño en el cuello porque esas cabezadas no eran normales, yo como empatizo mucho con la gente decidí dar algunas también.

Sumamos otro destino visitado en Reino Unido, ¡y no puedo esperar al siguiente! Nos vemos pronto.

Recuerda que puedes seguir a @whysotraveler en Instagram para ver más contenido similar.

Anuncios

Un comentario en “¡Vamos a Lincoln!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s